martes, 15 de abril de 2014

“Basta de Silencios”, el abuso sexual infantil en primera persona


No fue hasta hace poco que me di cuenta de la importancia de la vida y lo que significa para mi, hubo un tiempo que estuve dormida, perdida, sin rumbo". El prologo de "Basta de Silencios" es contundente y describe el dolor de una niña (hoy mujer) que vivió presa de un abuso. Carolina Benítez tiene 35 años es maestra jardinera y con este relato intenta llevar consuelo a quienes fueron o son víctimas de un delito que sigue siendo "tabú" en la literatura moderna. El libro será presentado mañana a las 19 en el Instituto de Cultura.

El abuso sexual infantil es una de las realidades que pocos se atreven a enfrentar, y es justamente ese silencio el que Carolina Benítez se propuso desafiar a través de una historia real contada en primera persona. El relato es crudo pero el final es feliz porque la niña pudo superar lo sucedido "hoy soy una mujer hecha y derecha y sobre todo muy feliz".
"El libro habla de mi niñez, de mis primeros recuerdos de los abusos", contó la autora de "Basta de Silencios" en una charla con El Litoral Cultura donde los desgarradores recuerdos dieron paso a una historia de superación personal. 
"Yo era una persona amargada, llena de odio, resentimiento contra mi familia y contra todo el mundo y en mi adolescencia buscaba ayuda en libros pero solamente encontraba textos de autoayuda o relatos de especialistas con testimonios de personas anónimas. Ninguno me contaba desde el principio todas las vivencias, y eso es lo que yo quiero que encuentren las personas que fueron o son víctimas de abusos", explicó.
Carolina nunca se dedicó a la literatura, "no sabía que tenía la capacidad de escribir, es la primera vez que lo hago y me salió un libro", bromeó. 

Arrebato a la inocencia

Los recuerdos de la autora comenzaron a los cuatro años "yo creo que los abusos vienen de antes, pero el primer recuerdo que tengo es de los 4 cuando estaba por ingresar a la salita de jardín", dijo y comenzó así su difícil relato.

"Eran abusos de un amigo de la familia. El estaba casado y con su mujer no tenían hijos, me llevaban los domingos a almorzar a su casa, el se mostraba como una persona amable. La mujer los domingos se iba a trabajar después de almorzar, mi mama y mi papa no sabían esto, y yo me quedaba sola con él", contó.

Sin quebrarse en ningún momento y totalmente convencida de que su historia puede ayudar a mucha gente Carolina continuó: "Así es como comienzan los abusos, el me hacía caricias inadecuadas y después me pregunto si yo lo quería, y claro una criatura le dice que si, entonces fue peor y finalmente me dijo que eso que él me hacia hacen las personas que se quieren y que no le diga nada a mi mamá porque se iba a enojar conmigo".

Con apenas 5 años la mamá de Carolina le dio las primeras nociones de educación sexual: "Mi mamá me dijo Carolina no dejes que nadie toque tu cuerpito porque eso está mal, entonces yo no le podía contar porque ella me estaba diciendo que eso estaba mal y yo permití que me lo hagan. Fueron abusos desde los 4 hasta los 11, cuando me empecé a desarrollar y ahí finalizaron".

El flagelo de la niña nunca llegó a la Justicia: "Nunca lo denuncié porque nunca lo pude contar hasta los 22 años, y ya cuando lo pude contar él tuvo un accidente, y supe que estaba internado en el San Francisco, no sé si estará vivo o no porque quedó muy mal. Tampoco tenía pruebas de nada", dijo.

"Basta de Silencios" es un libro para padres que además de la historia en primera persona incluye tips para la detección temprana y prevención del abuso infantil. "El libro habla de toda mi vida, de cómo era yo en el jardín, como era en mi adolescencia, de las recaídas que tuve de como salí adelante gracias a una amiga, de las terapias con la psiquiatra", adelantó.
"Esta es mi historia y la quiero compartir con ustedes, espero poder ayudar a seguir adelante a quienes como yo lamentablemente han pasado por alguna situación similar", la frase da paso al primer capítulo titulado "Un arrebato a la inocencia".

viernes, 7 de marzo de 2014

La voz contra el abuso infantil


La política laborista Libe Rieber-Mohndecidió dejar de esconderse de su propio pasado, de su repugnante infancia. Y lo hizo a través del programa Mi pequeño país queTV2 emite en Noruega.
"Tenía siete u ocho años cuando comenzó a violarme", dijo con su belleza inalterable. "Estábamos en casa de mi abuela y dormíamos en la misma habitación. Me quedé dormida. Me desperté con él encima, violándome. Recuerdo cuán terriblemente doloroso fue", prosiguió.
La teniente alcalde de Oslo, líder del Partido Laborista en el Ayuntamiento de la capital, se refería a su propio padrastro, que abusó de ella en repetidas ocasiones, lo que le llevó arefugiarse antes de ser adolescente en el alcohol y las drogas, desde fumar marihuanaa esnifar pegamento, según confesó.
Ya lo había avisado en su perfil de Facebook."Esta noche voy a contar mi historia y lo hago por varias razone", escribió. Porque Rieber-Mohn, de 48 años y larga trayectoria en las filas socialistas -fue viceministra de Trabajo de 2005 a 2009-, explicó que lo hacía por las víctimas.
Según un reciente informe del centro noruegopara la Violencia y Estrés Traumático, el 9,4% de la mujeres noruegas han sido violadas, el 49% antes de cumplir los 18 años.
Una tendencia que comparte con sus vecinos escandinavos, Suecia y Dinamarca, que según el reciente informe sobre violencia de género de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE están a la cabeza en cuanto a acoso sexual.

'Voces mudas'

"El incesto no puede llevar al silencio. El silencio te vuelve enfermo, la falta de palabras hace insondable la desesperación. Es importante articular los abusos para que presten su apoyo a todas las voces mudas", escribió en su muro.
La respuesta, en cambio, ha sido atronadora entre la sociedad noruega que ha aplaudido la valentía de esta madre de dos hijos. Hasta su contrincante, el carismático alcalde de Oslo, el conservador Fabian Stang, ha elogiado su bravura.
"Es tan increíble que haya tanta gente buena y decente que no está dispuesta a aceptar que los niños sean expuestos al abuso", escribió Libe en su Facebook un días después del programa.
"El apoyo que estoy recibiendo no es sólo para mí, sino para todas las víctimas de abusos", reconoce.
Rieber-Mohn sufrió toda su infancia en silencio. Porque, curiosamente, al ser examinada de niña en un hospital, los médicos anotaron en su informe que había sido violada sin hacérselo saber a la policía o a los servicios sociales.
Su martirio empezó a acabar a los 16 años, cuando murió su padrastro. "Me sentí tan tan feliz", dijo en televisión.
Entonces se sumó a las Juventudes laboristas y allí conoció a su marido, Rune Bjerke, actual CEO del banco más importante de Noruega.
Juntos han compartido casi 30 años de sus vidas y un drama, que como recalcó Rieber-Mohn no tiene "soluciones rápidas, pero sí esperanza".

miércoles, 19 de febrero de 2014

DESPUÉS DE LA TORMENTA VIENE LA CALMA

Las pastillas hicieron efecto, aunque me dieron muchísimo sueño los primeros días, mi jefa como obviamente era de esperarse aunque no llego el día siguiente de mi crisis, me llamo para preguntarme lo que tenia, le dije que tenia ataques de pánico y que hasta hace poco me di cuenta que eso era y episodios de ansiedad, no recuerdo ahora mucho de lo que le dije solo que buscara en Internet porque para mi era difícil de explicar, pero ahí estuve un día que lo sentí productivo he tenido muchas cosas que hacer estas ultimas semanas, aunque no he cumplido al 100% todos los pendientes que vengo arrastrando desde el año pasado por lo menos estoy cumpliendo con mi trabajo del día a día, SIN ANSIEDAD, que es lo mas importante para mi.

Ahora bien las pastillas no van a cambiar mi pensamientos y actitudes aun erróneas, pero por lo menos me están dando la oportunidad de pensar un poco mas y de forma tranquila, tampoco me ha quitado el desanimo y la depresión que siento de vez en cuando, pero la ansiedad no lo esta empeorando todo y no me dan ganas de morir por la desolación y la angustia, porque me ayudan a controlarme un poco mas. 

Lo de la Universidad, pues hoy iré a decir que esperare al turno nocturno para llevar las clases porque me siento muy presionada y me estoy quemando mucho con tantas cosas, necesito ese descanso del turno dominical que es muy pesado, no es aun fácil para mi, hoy me desperté con ansiedad y bueno como estos últimos días no he estado tomando las pastillas por dos sencillas razones:

  1. Las pastillas no son la formula mágica para salir de la ansiedad y la depresión, siempre necesitas una terapia alterna con un psicólogo o psiquiatra, depende de con quien te sientas mejor. Todo esta en nuestras cabezas pero NO ES FÁCIL CAMBIAR LOS PATRONES DE COMPORTAMIENTOS, menos los que están llenos de SECUELAS Y MECANISMOS DE DEFENSA MUY ARRAIGADOS.
  2. Quiero sentir que soy yo la controlo las pastillas, no ellas la que me controlan a mi, es parte de mi personalidad y muy necesario para mi sentir que no soy esclava de los vicios, no tomo mucho y aunque fumo, lo hago en fiestas y a veces un paquete de cigarrillos me dura hasta dos meses XD, y me alegra que sea así, se que es malo pero ni domina mi vida ni siento que necesito de esas cosas alcohol o tabaco para sentirme bien conmigo misma, lo mismo es con las pastillas por ahora las estaré usando cuando me empiece a sentir muy ansiosa, o sienta que necesite dormir una noche completa sin despertarme en medio de la noche, mientras reciba la atención de la psiquiatra que sera dentro de un mes lamentablemente -_-.


A veces siento que realmente tengo algún tipo de trastorno, si no es así pues debo convencerme de eso, y si lo es necesito tratarlo, creo que en serio vale la pena vivir, y quiero que ustedes y otras personas que quizá se sienten tan mal como yo en ocasiones lo sepan: PARA TODO HAY SOLUCIÓN EN ESTA VIDA, MENOS PARA LA MUERTE, SOLO TIENES UNA VIDA APROVÉCHALA PARA SER FELIZ, si no lo eres búscala, como yo lo estoy haciendo ahora.

Mi terapeuta en la ultima sesión me dijo: Es normal sentir ganas de morir durante un proceso de sanación como sobreviviente, es normal que nos sintamos que estamos en un pozo oscuro del que es difícil salir, pero lo importante es que nos demos la oportunidad de salir de ese pozo, de vivir la vida y disfrutarla.

Me ayudo a ver mis logros, los escribiré acá para no olvidarlos quizá a ustedes les ayude a ver los suyos propios:

  1. Pensé en mi misma al darme la oportunidad de no presionarme.
  2. Es valido necesitar de ayuda psiquiátrica y de medicación y es bueno que me haya dado la oportunidad de recibirla porque lo estoy haciendo con el objetivo de sanar.
  3. Salir de la casa de mis padres y no regresar aun sigue siendo un gran logro.
  4. En la cultura de Nicaragua es normal que a mi edad aun se siga viviendo en casa de los padres, pero yo soy una mujer independiente que me valgo por mi misma y estoy al tanto de mis propias necesidades.
  5. Permitirme que otras personas me apoyen, que mi papa me acompañe cuando me siento mal, poder expresar como me siento a otras personas que son capaces de escucharme y no juzgarme como mis compañeras de grupos de apoyo, es un logro, porque es justo y necesario. SON TIEMPOS DIFÍCILES, REPRIMIRME NO ES BUENO Y TAMPOCO TENGO SUPERPODERES...
  6. Aceptar que no soy perfecta, aunque a veces lo olvide en mi interior lo tengo presente, poco a poco lo iré aceptando mas, hasta que me convenza de ello por completo.
  7. SOY VALIENTE. SIGO LUCHANDO Y NO ME HE RENDIDO AUNQUE HE PERDIDO BATALLAS, SIGO VIVA Y PENSANDO EN SANAR


EN FIN DEBO TENER MAS LOGROS, pero ahora no los recuerdo o reconozco, seguiré con la lista en otra ocasión. Les contare que tengo pensado hacer por el momento: pienso hablarle a mi jefa desde mis sentimientos y reconocer ante ella que me intima, pedirle quizá que tenga un poco mas de tacto conmigo cuando note que estoy mal, pedirle disculpas si inconscientemente la excluí como mi jefa y comprometerme a intentar no hacerlo, pero que si lo hago que me lo recuerde amablemente. ¿Qué les parece? el solo pensarlo es un logro si lo hago sera UN ÉXITO.. DESEENME SUERTE! a ver que día me siento con el coraje para entablar esta conversación ..

Bueno como siempre al final de cada entrada le dejo algo a tipo de recomendación esta vez le dejare la peli que vi anoche que me pareció BUENÍSIMA, si no la han visto se la recomiendo se llama  "El día en que Nietzsche lloro" si ya la vieron les recomiendo que la vuelvan a ver desde 
la posibilidad de que las cosas negativas que nos pasan pueden ser positivas..


lunes, 9 de diciembre de 2013

Superar el abuso sexual, reconstruir y continuar.

banner sentirse feo
El abuso sexual es un evento que marca la vida de muchas personas, hombres y mujeres lo han sufrido en algún momento de su vida, la mayoría lo sufrieron en la infancia o en la adolescencia. Sea como sea, las secuelas del abuso no solo impactan a la persona víctima, sino a la familia.

Durante mi vida profesional he atendido a muchas personas, niños, adolescentes y adultos que han sido víctimas de esta circunstancia. Las familias reaccionan de distintas formas frente al evento, algunas pueden tender al apoyo y otras al abandono.  Dentro de mi experiencia, la respuesta de la familia es fundamental frente a la evolución del problema, favorable o desfavorablemente.
Este tema, es un problema amplio, que un solo artículo no bastará para plasmar el real impacto del abuso sexual en los seres humanos. La mayoría de las personas abusadas son mujeres, aunque los hombres también son víctimas de esta circunstancia.
El abuso sexual es un golpe emocionalCausa daños en el amor propio y en las formas de ver la vida. Las secuelas más importantes del abuso es la depresión mayor, y el abandono de la persona a sí misma.
La drogadicción,  la anorexia, los intentos de suicidio y muchos otros problemas que  implicar evitar una realidad, en algunas oportunidades se originan como  secuelas de  abuso sexual, donde básicamente la persona tiene  el deseo de autodestruirse por el sentimiento de no valer nada.
No todas personas abusadas reaccionan igual, pero existen factores de riesgo a problemas emocionales mayores.
El golpe emocional del abuso deja mensajes de  “tu no vales nada”, “eres un objeto que cualquiera puede usar”, “eres tan mal@ que la vida te está castigando”, “no sirves para nada”
Es por eso, que es necesario y realmente importantereconstruir lo que el abuso destruyó y es por eso que es fundamental que la persona busque sanar a través de una psicoterapia o terapia psicológica.
Muchas veces las personas que fueron víctimas de abuso no desean iniciar un proceso de terapia por el miedo a recordar y revivir el evento del abuso. Pero en la práctica, y a nivel profesional se ha observado, que la persona que enfrenta su pasado, y reconstruye su vida a partir de eventos positivos de autovaloración, logra recuperar su bienestar emocional.
El tratamiento es distinto si se trata de niños, adolescentes o adultos.
La familia en muchos casos aporta un pilar de apoyo importante, donde es necesario trabajar en las formas útiles de ayudar, y no en conductas que victimicen  a la persona generando ansiedad innecesaria.
En oportunidades la familia está ausente o no es pilar de ayuda, en esos casos se debe buscar apoyo en otras fuentes, siempre hay entidades u otras personas que pueden dar apoyo.
Muchas parejas consultan porque su vida sexual se ha visto afectada por el trauma del abuso en uno de ellos, para ello  es recomendable una terapia de pareja unida a una psicoterapia individual.
Sanar es posible, lo he visto en mi experiencia. Las personas que superar el abuso construyen vidas positivas  donde su autoestima se eleva y son capaces de ser guía y apoyo para otros.  El abuso no define sus vidas, y pueden seguir su existencia de manera tranquila.
Si necesita ayuda para superar el abuso sexual, tenemos profesionales que pueden ayudarlo, virtual o en consultorio. Es importante aclarar que no es un problema que se soluciones en una sola sesión, pero  contamos con la experiencia para poder ayudar. Estamos para servirle.

jueves, 14 de noviembre de 2013

http://fondeadora.mx/projects/nunca-mas-gritos-sin-voz

http://fondeadora.mx/projects/nunca-mas-gritos-sin-voz


Queremos escribir una historieta, un “web cómic” durante diez semanas consecutivas desarrollando cinco historias distintas, día a día serán difundidas en: Facebook, Twitter, Youtube, Blogger, además con tu ayuda compartiremos este proyecto en las redes sociales.
Los recursos recibidos a través de la fondeadora servirán para difundir el comic, imprimirlo masivamente y grabar un DVD para distribuirlos gratuitamente en todas las comunidades que sea posible, inclusive en las comunidades de los fondeadores.
IMGIMG
Motivos:
La historia de “Ana” se repite diariamente en todo el mundo, tres de cada diez personas adultas sufrieron abuso sexual infantil, bullying, grooming y muchas de ellas jamás alzaran su voz. Hoy en día muchos niños como “Ana”, gracias al apoyo de las personas que las quieren y de la ayuda profesional que reciben, están superando su pasado y sonríen nuevamente. Si el mundo conociera la historia de Ana, otros niños y niñas estarían más protegidos, no tendrían secuelas. Ayúdanos a dar a conocer su historia, estamos convencidos que por medio del comic podremos llegar a muchas personas e incidir positivamente en la atención y prevención.
Por qué somos los indicados:
Somos ciudadanos como tú, preocupados por los niños y niñas .Agrupados en “así nunca más”, es un movimiento ciudadano cuya principal meta es la prevención del abuso infantil. Llevamos ocho años trabajando principalmente en las redes sociales, creando contenidos de libre reproducción contamos con más de un millón trescientas mil visitas, lo que nos indica que podemos hacer más.
IMGIMG
Acerca de los creadores:
Esencialmente somos:
  • Iván Tapia: Dibujante, Diseñador, Ilustrador profesional quien desde ocho años trabaja voluntariamente en la elaboración de contenidos para el blog y las redes sociales, principalmente en la temática de la prevención del abuso sexual infantil.
  • Miguel Adame: Padre de Familia, Activista ciudadano que ha contribuido en la elaboración de iniciativas de ley en México, algunas de ellas ya forman parte de las Leyes de su país, mediante un blog que es consultado por miles de personas en toda Hispanoamérica desarrolla el objetivo de ayudar y prevenir, por otro lado lleva una campaña permanente en las redes sociales con el mismo objetivo.
Adicionalmente contamos con el apoyo de:
  • María Fernanda Coronado: Psicóloga que apoya en la orientación voluntaria vía web a las personas que escriben para solicitar orientación, el objetivo principal es orientarlos para que busquen con éxito ayuda profesional en sus comunidades.
  • José Martin Camacho, Profesional de control interno cuya principal función es la revisión y corrección de estilo de los contenidos.
¿Cómo surgió la idea de crear este proyecto?
Esta idea de realizar el web comic, surgió por la necesidad de buscar nuevas herramientas para trasmitir a las personas de una manera ágil, la importancia que tiene la prevención, hemos migrado a una revista electrónica y a un canal de video como medios alternativos de comunicación, estamos seguros que con el comic llegaremos a más personas y seguiremos ampliando nuestra nube de información gratuita y de libre reproducción.
IMGIMG
Descubre más sobre nosotros y nuestro proyecto:

http://fondeadora.mx/projects/nunca-mas-gritos-sin-voz

sábado, 9 de noviembre de 2013

El trastorno depresivo crónico

 Agencia SINC
La Universidad de Columbia de Nueva York y la Universidad de las Islas Balears (UIB), revelaron que los principales factores de riesgo para esta patología eran la precocidad en la aparición de la depresión, el retraso en su tratamiento, y el que esta se asocie a otros problemas de salud física o mental, en especial los abusos sexuales en la infancia.
El trastorno depresivo crónico, con episodios que duran más de 24 meses, afecta a casi la mitad de los pacientes que buscan tratamiento para la depresión y se asocia con una gran carga en términos de discapacidad, sufrimiento y coste sanitario. “La identificación de factores de riesgo para la persistencia y remisión de la depresión severa es importante para avanzar en la comprensión de las causas y el desarrollo de tratamientos y terapias preventivas más eficaces”, explica a SINC Mauro García-Toro, científico de la UIB.
 Los resultados revelan que el 10% de todas las personas entrevistadas afirmaron haber sufrido abusos sexuales en la infancia, pero en aquellas que padecían depresión severa durante más de cinco años, la proporción de los que habían sufrido esta situación se acercaba al 40%.
Publicado en el Journal of Affective Disorders, el investigador subraya que “además del trauma psicológico habitual (tras el abuso sexual), se ha demostrado que dicho estrés modifica la neuroquímica y la estructura del cerebro haciéndolo más vulnerable a la depresión”.
Nota completa en: Agencia SINC

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Víctimas de abuso sexual infantil son más propensos a depresiones severas

Luego de hacer seguimiento durante tres años a 35 mil personas residentes en EE.UU. científicos de la Universidad de Columbia revelaron que aquellos que sufrieron abuso sexual en la infancia tienen mayor probabilidad de desarrollar depresiones severas.
Un estudio realizado por expertos en la Universidad de Columbia de Nueva York, Estados Unidos (EE.UU.) reveló que las personas que sufrieron abuso sexual en la infancia tienen mayor riesgo a desarrollar un trastorno depresivo crónico, que se caracteriza por afectar al paciente por más de 24 meses.
El director del estudio, Mauro García-Toro, científico de la Universidad de las Islas Balears (UIB) explicó que que en el estudio se analizaron diferentes variables vinculadas con la salud física y mental de 35 mil residentes en EE.UU. a quienes se evaluó durante tres años para determinar la evolución de todas las variables, y se enfocaron en aquellas que aumentaran el riesgo de persistencia de depresión grave crónica una vez establecida.
''La identificación de factores de riesgo para la persistencia y remisión de la depresión severa es importante para avanzar en la comprensión de las causas y el desarrollo de tratamientos y terapias preventivas más eficaces'', explicó García-Toro.
En la investigación se concluyó que las variables de mayor riesgo para la depresión eran el retraso en su tratamiento, el que esta se asocie a otros problemas de salud física o mental, y los abusos sexuales en la infancia.
“Cuanto más tiempo persiste la depresión hay una mayor probabilidad de que los sujetos entrevistados refieran haber padecido abusos sexuales, lo que sin duda implica haber estado expuesto en muchas ocasiones a un estrés grave durante los primeros años de vida”, apuntó García-Toro
El experto señaló que “además del trauma psicológico habitual, se ha demostrado que dicho estrés modifica la neuroquímica y la estructura del cerebro haciéndolo más vulnerable a la depresión”.
El patrón más revelador del estudio es que el 10 por ciento de los entrevistados confesó haber sufrido abusos sexuales en la infancia; pero la cifra se acercaba al 40 por ciento entre quienes padecían depresión severa durante más de cinco años.
“Los abusos sexuales son mucho más frecuentes en niñas, por lo que es muy probable que en la población de mujeres más de la mitad de aquellas cuya depresión severa dura más de cinco años hayan sufrido abusos sexuales infantiles”, concluyó.
teleSUR - Prensa latina - Abc /jl-GP


miércoles, 23 de octubre de 2013

La agresividad

                                                                              
La agresividad, al menos en mi caso, ha  estado presente en algunas épocas de mi vida y también creo que lo esta en cualquier víctima de abuso.
Supongo que habrá quien la exteriorice más y habrá quien menos. Por algún lado tiene que salir la impotencia, el miedo, el horror que estas viviendo.
En el primer abuso a los 8 años, que cogí tantísimo terror al genero masculino, no mostré agresividad alguna. Más bien recuerdo que al contrario, mostraba demasiada sumisión con todo el mundo.
Después, cuando ocurría el abuso a los doce años con mi abuelo, ya si que empecé a exteriorizar mi agresividad.
Me mordía las pieles de los dedos, las uñas, tenía los dedos que parecían morcillas y tarde muchísimos años, pero muchos, en tener unas manos dignas de mirar. Era agresiva con los animalitos, (que no hay día en mi vida que no me arrepienta), ya fue el inicio de una espiral de impotencia, rabia y odio que me acompañaría muchos años.
En los años de la adolescencia, tan horrendos, recuerdo que tenía rabia contra mi misma y me golpeaba la cabeza en la pared del lavabo cuando el pelo no me quedaba como yo quería, me salia algún grano o había discusiones en casa conmigo que era siempre. También me arañaba el antebrazo hasta casi sangrar, (tenía que llevar manga larga en verano).
Pero ya lo peor se desencadenó cuando empecé a pasar la adolescencia y entrar en el mundo adulto, con diecinueve, veinte, veinticinco años, cuando había alguna discusión en casa daba patadas a las puertas y estaban todas agujereadas. 
Por la calle, me ensalzaba en  discusiones enormes, incluso de llegar a las manos si alguien me miraba mal o creía que lo hacia. 
Tenía mucha rabia y odio albergado dentro de mi, pero yo ni era consciente de ello.
Empecé a frecuentar grupos de personas poco recomendables, gente violenta,  supongo que quería descargar mi odio y no sabía como. Amenazaba a la mínima que me recriminaban algo, discutía muchísimo sin importarme si era hombre o mujer. 
Una vez en correos, le di una sonora patada a una papelera por que el empleado me atendió mal. Había chicas en el barrio donde vivía que cambiaban de acera cada vez que me veían, tenia muy mala fama en ese aspecto. 

¡Y en el fondo solo necesitaba un poco de comprensión y apoyo que nadie me daba! 

Mi familia se metían en todo, de mala manera, como siempre rebajándote más si podían y anulándome totalmente.
Me desplazaba en moto por mi ciudad y no dudaba en bajarme y liarme a insultar a otro conductor si me increpaba algo. Pegaba muchos portazos cuando había discusiones en casa, portazos en la escalera, cosa que hacía que los vecinos me llamaran loca y de todo. Con lo que yo aun me sentía peor y empezaba a insultarlos. 
¡Que malos recuerdos madre mia!
Al paso de los años, un poco antes de conocer a mi actual pareja, aún tiraba todo lo que se me ponía por delante en casa, libros, vasos, platos, era pura rabia e impotencia lo que sentía. 
Nunca hice daño a nadie, prefería tirar cosas para desahogarme y luego lloraba más de una hora de lo mal que me sentía.
Al conocer a mi actual pareja, todavía, en algunas discusiones al principio tenía esa "manía", pero gracias a la tranquilidad que me ha ido aportando mi relación con él, esa agresividad se ha ido calmando en ese aspecto muchísimo.
Ahora prefiero pasar y ni molestarme en discutir,de esa manera me refiero, si alguien es mal educado o te hablan mal, que los hay, todos nos hemos encontrado alguno de estos.
Pienso que no vale la pena.  Esa rabia, a pesar de no exteriorizarla ya, se queda dentro, y por un rato largo, te sientes mal, hasta que se te pasa.
Incluso ahora pienso que me he vuelto demasiado sumisa en ese aspecto, a veces debería mostrarme mas firme y si son mal educados conmigo decirlo y no quedarme con ese mal estar dentro.
Aun tengo rabia, y odio, pero cada vez lo se canalizar mejor. Supongo que mi pequeña gran familia que yo he formado ha ayudado mucho y mi madurez también.

Cuando una persona se muestra así de agresiva, como era antes yo, a veces hay que pensar que puede haber algo turbio detrás, mucha soledad, incomprensión, una vida dura y de mucho sufrimiento.

"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Crecen los casos de abuso sexual en varones y de negligencia familiar


Neuquén
ARGENTINA

 Las situaciones de abuso sexual en varones crecieron en los últimos cuatro años como así también las de negligencia familiar, de acuerdo a los datos relevados por el Equipo de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil del servicio de Pediatría del Hospital Castro Rendón.
Según el informe, que da cuenta de todos los casos ingresados a partir de los llamados a la Línea 102 del mencionado servicio, en 2012 un total de 41 varones fueron atendidos por abuso sexual, cuando en 2008 asistieron a 24, lo que representa un incremento del 71 por ciento.
Del informe surge también que los pacientes víctimas de situaciones de negligencia a las que tuvo que asistir el equipo de profesionales del Castro Rendón fueron 245 en 2012, en tanto en 2008 fueron 144, lo que constituye un incremento del 70 por ciento.
Mónica Belli, titular del Equipo de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil, indicó que "en el año 2012 fueron 1.297 los niños, niñas y adolescentes asistidos, de los cuales el 58,3 por ciento fueron atendidos por primera vez y el 41,7 seguidos o con una nueva vulneración de sus derechos. En tanto, en 2008 tuvimos 1.095 niños, niñas y adolescentes atendidos. Es decir que se incrementó en un 18 por ciento la cantidad de pacientes que fueron asistidos".
En relación a la cantidad de situaciones de abuso sexual infantil, la especialista señaló que por lo general el abuso sexual es contra las niñas "pero el año pasado se incrementó la cantidad de varones que sufrieron este tipo de abuso”.
 
Piden ayuda más pronto

Al explicar los motivos del aumento en los casos de abuso sexual cuyas víctimas son varones, Mónica Belli consideró que “tal vez esto se debe a que los varones pueden pedir ayuda más prontamente y también refleja una falta de respeto que hay en la actualidad hacia los varones. Igualmente las mujeres siguen siendo las que sufren más este tipo de abusos".
En ese sentido, la especialista indicó que el servicio registró una suba en la cantidad de varones asistidos durante el año 2012, 647 (49,8 por ciento), muy cerca de las mujeres que fueron 650 (50,2 por ciento).
Las estadísticas del año 2008 indicaron que ese año 525 de las víctimas fueron mujeres (53 por ciento) y 458 varones (47 por ciento).
Comentó que una de las características del abuso es que en casi el 80 por ciento los agresores son personas del entorno familiar (padres, padrastro, tíos, abuelos, hermanos mayores), y el 14 por ciento conocidos de la víctima (vecinos, amigos de la familia, padrinos).
“Seguimos con la misma tendencia, estos números reflejan que para muchos niños, niñas y adolescentes el peligro mayor está dentro de su propia familia”.
Otro de los puntos que destacó Belli, que genera preocupación en los profesionales del Castro Rendón, es la edad del agresor sexual.
“Nuestra estadística muestra que estas conductas se presentan desde la adolescencia hasta adultos mayores. Muestra un incremento (en el grupo etario de 31 a 40 años) coincidente con la etapa vital de la paternidad, lo que se relaciona con que más de la mitad de los agresores representan los padres y padrastros. Nuestra estadística coincide con una de las características del perfil de los abusadores sexuales que señala que la edad de inicio de las conductas abusivas es la adolescencia, repitiéndola a lo largo de la vida hasta la tercera edad”, explicó Belli.
 
Fallas en cuidados básicos

De las estadísticas de 2012 se destaca también un fuerte incremento en los casos de negligencia que fueron asistidos por el servicio del hospital.
Durante el año pasado, 245 pacientes fueron atendidos por situaciones de negligencia, un 70 por ciento más de los casos atendidos en 2008, que totalizaron 144.
Del total de pacientes víctimas de negliencia, 137 fueron varones (56 por ciento) y 108 mujeres (44 por ciento).
Respecto al rango etáreo, se recepcionaron la mayor cantidad de llamadas relacionadas a la vulneración de niños de hasta 4 años, llegando a ser 102 (42 por ciento), 100 de 5 a 12 años (41 por ciento) y 43 entre 13 y 18 años (17 por ciento).
Belli explicó que por negligencia se entiende "las fallas en los cuidados básicos diarios y especiales de un niño, niña o adolescente ya sea por ignorancia, acción u omisión, dejar o abstenerse de atender las necesidades del menor y los deberes de guarda, protección o cuidado inadecuado”.
Agregó que "lo que estamos notando es que son muchos los chicos que pasan el día solos o al cuidado de otros hermanos que también son menores. Esto también tiene relación con el tipo de lesiones que tienen los chicos por la falta de cuidado o protección. Hay muchos padres adolescentes que beben o consumen drogas, lo que genera estos casos”.
Entre las lesiones más relevantes en los niños y niñas entre 2 meses a 11 años asistidos por el servicio producto de la negligencia se encuentra la intoxicación por psicofármacos, traumatismo ocular por arma de fuego, fractura de fémur, quemados, traumatismo de cráneo encefálico, politraumatismos e internaciones por afecciones no tratadas.


http://www.lmneuquen.com.ar/noticias/2013/9/16/crecen-los-casos-de-abuso-sexual-en-varones-y-de-negligencia-familiar_200382


martes, 17 de septiembre de 2013

Cuando las víctimas logran hablar

Una de las mayores dificultades del trabajo en sensibilización y prevención del maltrato infantil son las limitaciones, cuando no la imposibilidad de las víctimas de narrar su historia, de contarla en voz alta y clara, no solo a sus familias, sino a toda la sociedad. Además de la dificultad para lograr que sean escuchadas y creídas con la misma fiabilidad con que se escucha y cree a las víctimas adultas.

Sin entrar en los problemas derivados de la fiabilidad del testimonio, de los que ya nos hemos hecho eco en Espirales CI varias veces, hoy queremos reflexionar sobre una noticia tan estremecedora como real. Los hijos de una mujer fallecida publican en un periódico una necrológica sobre su madre en la que cuentan todo el maltrato que les infringió durante su vida, expresan la paz que supone para ellos su muerte porque les garantiza el fin de su pesadilla y demandan la necesidad de que las víctimas por fin alcen la voz y no callen más. El periódico, como se puede ver en la noticia, retiró el escrito del periódico y declaró que haría una investigación sobre su publicación.
Más detalles sobre la noticia los podéis leer en este artículo de Terra y en este artículo de El Confidencial.
Esta es una noticia que produce escalofríos. Por el dolor y el sufrimiento que esconde, por el modo y el momento que han elegido los hijos de hablar, por sus palabras contundentes… por muchas cosas. Pero creemos que hay varios aspectos sobre los que deberíamos parar a pensar un momento:
1. La memoria y la justicia son dos elementos imprescindibles en un proceso de reconstrucción de la vida y el alma después de haber sufrido cualquier forma de maltrato. Los niños y niñas víctimas de maltrato necesitan ambas cosas. Poder hablar y narrar lo sucedido, que no se olvide, que no se niegue. Y justicia, no sólo en el ámbito legal, sino en el social y familiar. Que sus familias reconozcan el maltrato y les visibilicen a ellos como víctimas. No porque sean solo eso, que son mucho más que eso, sino por honrar su dolor y sufrimiento. Nombrar el maltrato no implica reducir a los niños y niñas a víctimas sino honrar su dolor y la valentía que han demostrado al afrontarlo. Esa justicia social y familiar que viene del reconocimiento de la agresión, del daño infringido por el agresor o agresora y del dolor vivido por las víctimas no lo puede dar la ley sino la sociedad, y en concreto la familia y la comunidad donde viven tanto víctimas como agresores.
2. Toda víctima siente rabia, además de miedo, dolor, impotencia y culpa, y es una rabia legítima. Esa rabia esconde un sufrimiento enorme, y la rabia les permite sacarlo fuera. Pero la rabia está socialmente censurada. Se considera a menudo “fuera de lugar” o “inadecuada”. A estos hijos que escriben esa necrológica sobre su madre, se les censura socialmente por expresar en voz alta vivencias que para cualquier persona serían dolorosas y destructivas. Se les censura por lo que dicen, pero también por la forma y el momento que eligen para hacerlo, que sin duda están elegidos también desde la rabia. Y es importante legitimar esa rabia. Los relatos de las víctimas van a estar plagados de rabia y dolor y la única forma que tienen de sanar su tristeza, no es olvidar ese dolor y esa rabia, sino sacarlos, vivirlos y sentirse reconocidos más allá de ese dolor. Solo en ese reconocimiento, solo cuando su entorno comprenda que nunca podrán ni querrán olvidar, solo entonces podrán llegar a la aceptación y paz interior. Y desde esa paz reconstruirán sus vidas.
3. Y desde todo lo anterior es el momento de recalcar que las asociaciones que se han ido constituyendo en los últimos años en nuestro país de adultos que fueron víctimas de maltrato y/o abuso en su infancia desempeñan un papel clave en la sensibilización y prevención del maltrato infantil. No hablamos de todas las asociaciones, fundaciones, instituciones y organizaciones que trabajan en el tema de maltrato infantil, en su prevención, detección y tratamiento, que son muchas más, sino específicamente de aquellas que surgen como asociaciones de adultos que fueron víctimas de maltrato y/o abuso en su infancia. Constituyen foros donde las personas que han vivido experiencias similares pueden sentirse comprendidas, reconocidas y legitimadas. Foros que pueden hablar por quienes no tienen voz. Foros que pueden exigir a la sociedad que no vuelva la vista ante esta problemática. Grupos de personas que pueden contribuir a que los demás conozcan ese dolor y sepan o mejoren su modo de intervenir y actuar ante él. Esas asociaciones legitiman el dolor y la memoria de quienes no pudieron hablar. Y suponen un reposo y un futuro para quienes han de encontrar el camino hacia esa paz interior. Su trabajo se ha convertido en un elemento esencial del trabajo de prevención del maltrato infantil, un trabajo que los profesionales no podemos sustituir, tan sólo apoyar y agradecer. Asociaciones, entre otras, como:
Estas y otras asociaciones que quizá puedan existir y de las que no tengamos conocimiento directo. Vaya esta entrada como homenaje de quienes trabajamos en Espirales CI, no sólo a personas que alzan la voz y cuentan su historia como lo hacen los protagonistas de esta noticia, sino a todas las personas que han creado esos foros o asociaciones. Todo nuestro conmovido y agradecido homenaje a su valentía.
Pepa, Javier, Lucía y David
- See more at: http://www.espiralesci.es/cuando-las-victimas-logran-hablar/#sthash.KcqgnvN1.dpuf